Prólogo

 

Yo que fui lanzado a la vida

Y no he hecho más que estrellarme contra ella

Que he creído

Y maldecido

Suplicando por mi miseria

Sufriendo y gozando

Este cuerpo perecedero

 

Yo que no viviré más que lo dispuesto

Por alguna mano oscura

Y que lo he soñado todo y he tenido nada

Sino un constante asombro y una vaga estrella

 

Escribo en este libro estos poemas

Como si fueran mi propia sangre

Escapándose de mis venas.

Volver a la portada